Por qué no te Kayaks!? Islas Eolias, Sicilia.

May 25, 2015

 

Todo empezó en una búsqueda, en una huída hacia adelante, en un "no escapo, voy a por..."

Me llegó la oportunidad de ir a trabajar como guía en Kayak, llevando a grupos de kayakistas a conocer las Islas Eolias. Exitía la posibilidad de hacer excursiones de varios días. Esto implicaba dormir y comer en ruta, todo una experiencia increíble, en un paisaje increíble. Sonaba bien, sol, playa, rutas imposible, aguas cristalinas, aventuras, buen pescado y vivir de nuevo como antaño, durmiendo a la intemperie y comiendo fresco.

 

 

El nivel que se exigía para gestionar un grupo en Kayak de mar, era más alto del que yo estaba preparado, pero "quién dijo miedo" me organicé, me pille un billete de ida a Palermo y me planté en Sicilia. Allí empezó mi aventura, ese mismo día conseguí llegar a Milazzo, y como ya era tarde, no salían más barcos hacia Vulcano, así que conseguí llegar a una pensión y pasar la noche allí, en la casa de una señora típica siciliana, viuda, vestida de negro, en un salóncito con dos muebles antiguos, un crucifijo colgado en la pared y una tele vieja por la que echaban algún porgrama italiano.

 

 

Al día siguiente tenía que llegar a la isla de Vulcano, pero había temporal y muchos barcos no salían a cubrir la ruta, al igual que tampoco salían los pesacdores a faenar.

Pués bien, yo conseguí llegar a Vulcano, allí me recogería el jefe del centro de kayak, sin duda el mejor kayakista del mundo, pero por desgracia también el más "temerario".

Se había organizado unas jornadas para recoger plástico de las playas, sin duda una iniciativa preciosa que a la vez beneficiaba al centro de kayaks, ya que se limpiaban las playas por las que un mes más tarde haríamos las excursiones.

Fue una experiencia maravillosa, limpiar el planeta de plástico y a la vez emepezaría mi formación específica para poder gestionar a los grupos más adelante, ya que las excursiones implicaban, rutas por cuevas volcánicas, embarcos y desembarcos en zonas de riesgo y algún que otro contratiempo que puede convertir una excursiòn preciosa en un drama.

En esta foto de la izquierda todo va bien si el mar sigue plato, si ha pasado un barco que ha hecho ola y no se ha tenido en cuenta te puede hacer una "avería"contra el techo de la gruta...detallitos, vaya.

 

 

Tras terminar las jornadas ecológicas, estuve dos semanas "a piñon fijo" con la formación, 24 horas non stop. teoría, practicas y rutas. Aprender donde desembarcar , donde no, la distancia que había que mantener de la costa, ya que había muchos desprendimientos y caían pedruscos que podian hacer daño. Incluso cabras que se caían al mar. Estas rutas consisitían en dar la vuelta a Vulcano, cruzar a la isla de Lipari, darle la vuelta, cruzar a Salina, desde allí coger un barco con los Kayaks a Estromboli y regreso. Vi sitios que nunca imaginé que vería, viví situaciones que nunca creerías y sobretodo fui un privilegiado. Todo era un sueño y los sitios maravillosos, la luz, los colores de la tierra volcánica, eran las hermanas pequeñas de las islas canarias...!! lo único, es que era mayo, y hacía un frio de coj....es!!! y los mosquitos eran tan fuertes y musculosos que atravesaban el neopreno, los vaqueros o el jersey, no daban tregua! Ah!! que no se me olvide, el mar al igual que en el resto del planeta, estaba plagado de una alfombra gelatinosa formada por millones de medusas! Problema serio al que se le culpa la pérdida de un eslabón de la cadena alimentaria...si no me equivoco, la tortuga falta... y estas plagas son cada vez más comunes en muchos sitios distintos del planeta... una pena para los que amamos el mar, pues se convierte en territorio "non grato" hasta entrado el verano.

 

 

 Estas islas son preciosas, salvajes y puras y en verano son un territorio perfecto para dsfrutar del ambiente estival, en mayo , es temporada baja no hay apenas gente y muchos negocios permanecen cerrados preparándose para la temporada alta, pero en estas fechas, estas islas son más genuinas. Son de verdad, y sus volcanes activos le dan una energía especial, están vivas y eso se siente. TODO ES BELLO cuando tiene su momento. Y para mí , que fue una época dura, estas islas me abrieron nuevas perspectivas, y conseguí disfrutar y dejarme encantar por la maravilla de la naturaleza, durmiendo en un suelo duro , debajo de un kayak, muerto de frío, lloviéndo o acribillado por los "mosquitos de la cruz roja" ( yo bromeaba con que los mandaban del banco de sangre a recopilar) 

Vi un cielo estrellado que sólo había visto en Gran Canaria, vi unos rojos en las montañas, verdes en el mar y casas de colores. Bajaba a comprar el pan al minimercado que estaba a 10 minutos y tradaba una hora y media, porque el carnicero me saludaba y me contaba no sé qué de su hija, la peluquera me invitaba a café, el del supermercado también quería charlar un rato y así un largo étc...étc... la gente encantadora.

 

 Alguna vez, como parte de la instrucción, me tocaba ir desde Vulcano a Lipari, con el Kayak a repartir panfletos de las excursiones, desembarcaba en Lipari, (Marinacorta) me cambiaba de ropa, me iba a la paninoteca Gilberto e Vera, donde me comía los mejores bocadillos del mundo mundial! reponía fuerzas  y a patear por la ciudad a repartir por los hoteles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lipari me encantó, era la más activa, donde más gente había y su pueblito de pescadores era encantador, volvía a Marinacorta me volvía a poner el neopreno, chaleco, casco, kayak y de vuelta a Vulcano, a veces me encontraba con oleaje, o me cambiaba el viento en cuestión de segundos y lo pasaba un poquito "raro" volviendo, porque no es lo mismo dar remo en la "piscina" de agua cristalina viendo el fondo, a dar remos en un mar oscuro, con olas de 3 metros, viento en contra que gira el kayak. Muchas veces me recuerdo remando, y deseando no volcar, más bien para no bañarme en el Jacuzzi de medusas...

Esto es lo que tiene cuando se trabaja con la madre natura, que a veces te lo pone fácil y en cuestión de un segundo te lo pone complicado, los vientos jugaban papel protagonista en aquellas islas.

Ya que dependiendo de un viento u otro enfocabamos las excursiones hacia un lado o el otro.

 

 

Rescate de un K2, estos si que pesan, aquí todo sale bien, el mar está tranquilo, lo gracioso es hacerlo en medio de un temporal, como me pasó por el lado oeste de Vulcano, lloviendo chaparrones, con unas olas que nos arrastraban hacia las rocas de la costa y con dos personas, que de Kayaks sabían más bien poco.... 

 

 

 

 

 

A lo mejor ese era un poco el problema, que la gente veía esas excursiones desde un punto de vista de ocio, y  para llevar un kayak de mar hace falta un curso, ya que es más fácil volcar que subirse.

Una de las cosas que me fascinó de estas islas fue su historia cinematográfica. En la isla de Stromboli, Michael Radford había rodado "El Cartero de Neruda"

Y en Vulcano tambíen se rodó una película , llamada "Vulcano" las localizaciones se hicieron en las islas de Vulcano, Lipari y Salina,  el tema pescadores que tiene muchos puntos en común con el movimiento neorrealista, que causaba furor por aquel entonces, para mi es lo que sería la "Mararia" siciliana.

 

 

Un día, haciendo prospección el la isla de Salina, viendo donde podría desembarcar con un grupo de franceses y donde acampar que no se nos viera mucho, pues no estaba permitido acampar en las playas, (nosotros acampábamos igualmente, ya entrada la noche y recogíamos al amanecer).

 Pues explorando por Salina resulta que me encontré con un cartel del "Cartero" que además tenía la bicicleta original de la película incrustada en el hormigón. No daba crédito, mi vida ha girado siempre  en torno a mi carrera de actor, y como nunca me ha sido ni fácil ni constante, he tenido siempre que buscarme la vida con trabajillos de "salir de paso" cuando he tocado fondo me refugio en señales. Pues allí estaba yo, en un isla pequeña, en medio del Tirreno, entre volcanes, preparando un kayak para volver dos dias remando al centro de kayaks ,que era donde vivía, y en frente mía estaba Massimo Troisi, con una bicicleta que le salía de la frente, mirándome. Era el cartero y tenía un mensaje para mí, un mensaje de cine. Yo sonreí y entendí que no podría escapar jamás de mi sueño... me subí al kayak y empece a remar direccion Lipari, para hacer noche allí, y al dia siguiente, si me daba prisa y no me pillaba el Siroco fuerte , llegar a Vulcano.

 

 

Esta oportunidad  de viajar entre islas y dormir en ellas, preparar un kayak para rutas largas y disfrutar de la naturaleza sin duda fue un regalo, y como siempre digo "un viaje al interior"

Pero esto se terminó el día que me tocó sacar a un grupo de " abueletes " muy divertidos que querían hacer una excursión de 6 días... Una llevaba un protesis en la cadera, lo cual es un dato importante a la hora de planificar una excursión de tal magnitud, pues son muchas horas seguidas en el kayak sin posibilidad de desembarcar, hay un tramo en el que en 3 horas y medias no hay tierra ,por ejemplo, o hay otro que en 3 horas sólo acantilado que se entierra en el mar (poquita broma)... pues el día antes de salir, la previsión del viento era de 38 nudos... si , 38 nudos... el límite en el kayak de mar está en 30.

Pues yo dije que no salía. Mi jefe se echó a reir y dijo que el grupo salía, que él se hacía cargo y yo iba de apoyo...la que me esperaba...Socorroooo!!

 

Al día siguiente estaban los kayaks listos, unos cargados con comida, otros con sartenes y calderos, cada uno su tienda y su saco, agua y listos... Agua iba haber, y mucha...

Además no es lo mismo rescatar un kayak de mar, o hacer un eskimo con un kayak, vacío que cargado con litros s de agua, cacharros, comida étc..., bueno ,  volviendo al  tema..

La panda de los abuelos de "Cocoon" estaban deseando vivir la aventura, yo llegué a pensar que habían venido hasta aquí para hacer un suicidio colectivo o algo así, pues llovía, hacía frio y muchísimo viento. Ese día en concreto, los pescadores decidieron no salir a faenar, y las rutas que cubrían los barcos comerciales interinsulares habían decidido suspender los trayectos. Pero mi jefe y los chavales seguían adelante...

                                       (esta foto de la derecha no es de aquel día...)

 

Nos subimos a los kayaks y nos fuimos a ver las fumarolas...

que más que fumo, pues eran olas... desastre... donde se supone que se tenía que ver las burbujas que expulsa el volcán desde el fondo marino, aquello era un vaivén de olas lluvia y viento, ya no se sabía si la lluvia caia del cielo o subía de mar... nos dirgimos a la primera cueva... el viento estaba cada vez más fuerte , salimos con 20 nudos , y sabíamos que a partir de las 13:00 subiría hasta 38... la primera cueva fue otro desastre , aunque la panda "Cocoon" lo estaba pasando en grande. Yo no podía evitar seguir con mi idea macabra de que habían venido a morir aquí... 

Yo recitaba mantras y luchaba por mantener el kayak derecho. El jefe decidió continuar la excursión hacia el sur, llegamos a un punto en el que era imposible continuar y a las 13.15 decidió dar la vuelta y cancelar.... demasiado tarde...

Decidió coger a los 3 señores e intentar alcanzar un lado de la isla para refugiarse, mientras yo me quedaría con las 4 señoras remando como si no hubiera mañana para permanecer en el mismo sitio... al cabo de 45 minutos de remada estática contra viento y marea, decido continuar un poco hacia al sur, alli había una pequeña calita donde podría intentar bajarlas del kayak y que esperaran en tierra firme... el jefe y los chavales hacía más de una hora que se habían marchado...

Hacía frío, llovía y estábamos incomunicados

Yo no hablo francés, ellas no hablaban español, yo hablaba inglés, pero ellas no, yo hablaba italiano, pero ellas no, yo hablaba alemán pero de nada sirve hablar sólo... así que no sabía que hacer  para tranquilizarlas, pero bueno , estaban tranquilas..

De repente, por los acantilados, una persona que medio escalaba, caminaba y reptaba a lo lejos hacia nosotros, otro más! un tercero se juntaba y al final el 4 también parecía venir hacia nosotros, eran ellos, el jefe y los abuelos de "Cocoon"

Pero... y sus kayaks!?

Al cabo de un rato llegaron donde estabamos nosotros , muertos de risas contaban que según pasaron el roque, volcó uno, el jefe fue a rescatarlo y volcó el segundo , sin saber muy bien como actuar miró al tercero para que le ayudara pero este volcó también... 3 de 3, no está mal, con olas de 3 metros y un viento 38 nudos pegados a los acantilados , la mejor opción fue subirse a las rocas, el jefe consiguió subir los 3 kayaks y dejarlos trabados en las rocas, en alto para venir al día siguiente a por ellos. (Uno de lo kayaks aparecería 2 días más tarde en otra isla)

Llamó a la guardia costera y vinieron 2 horas más tarde a rescatarnos.

Estaban todos sanos y salvos, llegamos al centro de kayaks, los abueletes se fueron al hotel a ducharse entre risas y bromas y yo a mi habitación, tenía una habitación de personal donde vivía, tenía que meditar lo ocurrido.

"Ciro, escapaste loco"

" una situación extrema que no nos pilló por sorpresa, pues sabíamos perfectamente desde hacía dias  la fuerza del viento y de las olas que venían"

Suficiente motivo, recogí mis cosas y me  fuí... sin cobrar ni un duro, pero con una mochila de recuerdos, de aventuras, de experiencias que jamás imaginé que podría llehar a vivirlas, todas ellas positivas.

Unas peligrosas otras no, unas cómodas otras incómodas...pero quién decidió lo que era cómodo o incómodo , agradable o desagradable, peligroso o seguro, fuí yo, siempre lo decidí yo...

Y por eso, la única persona que juega con mi vida, o con mis sueños... SOY YO

Aprendí que es muy fácil, si algo no te gusta... cámbialo sin miedo. Porque somos mucho más poderosos de lo que creemos, lo que nos pasa es que nos vacíamos y nos llenamos de excusas para seguir mermados en una situación que no nos gusta, a lo mejor por el miedo o lo mejor por "no molestar", pero es mucho más sencillo que todo eso, porque  "el que algo quiere , encuentra caminos, y el que no, sólo encuentra excusas" 

   

El poder de cambiar el chip.

Al Mar hay que respetarlo y disfrutarlo, calmo es hermoso, enfurecido es mortal.

 

Hoy en día disponemos de tecnologías que nos permiten preveer y evitar tormentas, oleajes y situaciones desagradbles. Si sabe que hay mala mar, mejor mo correr el riesgo.

 

El juego consiste en permanecer, vivir y disfrutar, y esto se puede terminar cuando menos te lo esperas.

 

Si sabes que hay una bala en recámara, para qué vas a pretar el gatillo... no gracias.

 

 

O como decía Obi Wan Kenobi "aprenderás, que la mayoría de las cosas que suceden, dependerán de tu punto de vista"

 

 

 

 

 

 

 a la izquierda Vulcanello y Vulcano desde Lipari.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

en la foto de la derecha Lipari desde Vulcano, esta subida al volcán la solía hacer todas la mañanas antes de desayunar, tenía un amanecer y un atardecer precioso y me ponía las pilas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí a la izquierda una playita de la isla de Salina, al fondo se intuye el puerto donde me encontré el cartel del    "El Cartero"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valle de los monstruos en Vulcanello

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primera parada , a montar el campamento!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Atardecer en Vulcano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sur de Lipari

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fácil... o a la peluquería o a la pizzería..

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Joyas que te encuentras .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un faro abandonado que da pie a tantas fantasías... que cada uno imagine lo que quiera con estas palabras.

Sicilia, Faro, pueblo pesquero, amor adolescente, lucha de poder, fantasmas...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        Desde Lipari, Panarea asoma a la iyquierda y la gran Stromboli, la que ha dado nombre a tantos             restaurantes italianos en España y a tantas pizzas!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al fondo el volcán huemeando, la luz naranja del atardecer nos despedía el largo día de remada, ahora a dormir y mañana partimos hacia Lipari.

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parece, pero no son las Canarias, son las hermanas pequeñas, siete islas volcánicas al norte de Sicilia, las "Eolian Islands"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Mi compañera de viaje...

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon