Si quieres volar, "Pájaros De Papel"

October 27, 2015

Ayer, en uno de esos días tontos de otoño, me apeteció tumbarme en el sofá y deleitarme con una buena película. Miré hacia la colección de Scorsese y su binomio con De Niro y Joe Pesci, descartado. Tiré hacia algo más ligero, los 80 nunca fallan, ¿qué tal una de los "Goonnies" o un "Indiana Jones" o "El Chico De Oro"? No, esta vez no, esta vez me apetecía algo un poquito más profundo, me apetecía sentir, que me movieran un poquito (tampoco demasiado) las entrañas. A lo mejor algo así, tipo "storia- vera" basada en hechos reales, algo con luz tenue, melancólica, con alguna banda sonora de las que ya no van quedando muchas, orquestada.

Me iban quedando menos opciones y me descubrí mirando hacia la colección de cine alemán moderno y el italiano con bandas sonoras de Morricone. Tenía en mis manos, "Napola" "Las Gemelas", "el Libro negro", "La Desconocida" y "Il Canone Inverso" Cuando de repente... me acordé de esa joya que reunía todo eso que me apetecía en ese momento.

Una película que habla de unos actores, que siguen luchando por sus sueños, intentando sobrevivir, ambientada en la guerra y posguerra civil española y con un reparto de lujo, LLuis Homar, Imanol Arias, Carmen Machi, Roger Príncep, Fernando Cayo ... y con una sorpresa final, el majestuoso y maravilloso e impecable monólogo de Emilio Aragón Bermùdez apoyado con ese realismo mágico, que, en matices, me giñó un ojo hacia "Big Fish" de Tim Burton...

Estaba mirando en las colecciones erroneas , esta estaba en la colección de cine español. 

"Pájaros de Papel". Sin duda, un películón, una película en la que todos los equipos están al unísono y te hacen sentir desde el minuto uno.

Una película que en su día  me hizo sonreir, y me mantuvo con los ojos llorosos y el labio inferior tembloroso, una película bella donde las haya.

 

Así que organicé el salón, apagué luces, subí el volumen hasta donde su banda sonora lo merece,(muy, pero que muy alto), metí el DVD, play, y  a volar...

 

La película, no tiene desperdicio, goza de una luz amable y cálidad cuando la historia lo requiere y fría y azulada en las partes drámaticas, a la vez que su banda sonora, compuesta y dirigida por Emilio Aragón, nos hipnotiza con una melodía bella, que se repite de modo sutil durante toda  la cinta, acentuando y acompañando en los momentos dramáticos como mandan los canones del buen cine, ya cada vez más escaso-olvidado. Un 10 para la banda sonora y su gestión en la película.

 

Era la vuelta al cine de Imanol Arias, al que yo desde pequeño asociaba sus personajes como fríos, con mala leche, impetuosos, vividos, ajados, de miradas heladas... Pues bien, en este papel, está fantástico. Un personaje entrañable, querido y "queriente", con un vacío presente, con esa hostilidad a la hora de contestar a la primera, impulsivo, provocador, luchador y lleno de momentos fantásticos, por ejemplo, el monólogo en el coche cuando vuelven de ver a la madre de Miguel. (Por decir alguno.)

 

LLuis Homar nunca me decepciona, soy muy fan de él. Trata con tanto respeto la homosexualidad de su personaje, y es tan sutil, que te olvidas de Lluis y ves a Enrique Corgo. Una de las muchas escena que me marcaron, es la discusión entre Imanol y Lluis en la cocina, donde implica por una sóla vez el lenguaje corporal, dándole algún matiz femenino en la energia y en las manos, pero es tan sutil que ni se ve,  de repente entra el niño (Roger Príncep)  y fingen estar ensayando un nuevo número para el espectáculo.

O cuando regresa despues de haber sido torturado por la guardia civil, y Jorge del Pino (Imanol) va a socorrerle y le pregunta que cómo está, Enrique Corgo (Lluis) responde quitándole hierro al asunto

" he tenido noches más inolvidables." Momentazo!  Lluis  crea un personaje homsexual y lo disimula. Principios de la interpretación como los de "menos es más" y  " la acaricia cuanto más suave más penetra" están presentes. Gracias, Lluis!!

Carmen Machi, "es mú, pero que mú grande" y está fantástica, cantándonos "Enssiendeme el brasero" o "Enséñame el Babalú" nos da algunos  respiros en la  película tras habernos hecho algún nudito en la garganta. Gracias, Carmen , por haberlo hecho tan bien teniendo esa respnsabilidad, la de sacarnos la sonrisita en un ambiente en el que no es tan fácil sonreir, en una posguerra en la que poco se podía hablar.

 

La película goza de muchas sutilizas que dicen cosas muy grandes, en eso consiste la magia, en hacernos creer que algo pasa cuando la realidad es otra. En distraer nuestra atención, en este caso para quitarle hierro al asunto, para intentar no ver la realidad tan oscura en la que los personajes tienen que desenvolverse. Y los personajes de la película tratan de esconder esta realidad usando la magia del momento o creando números de circo o algún chiste. El director trata también así la historia, nos cuenta muchas cosas sin tener que explicarlas ni mostrarlas, están presentes y se tratan de disimular. Como hizo Radu Mihaileanau en "El Tren De La Vida" o Roberto Beningni en "La Vida Es Bella". El drama es drama por sí solo, porque la situación es dramática, no porque los personajes dicen que es una situación dramática. Una vez, me dijo una profesora de arte dramático lo siguiente: " si tu personaje tiene hambre, interprétalo, interpreta el hambre, y después disimula que tienes hambre, pero que se vea,... Si llegas y dices que tienes hambre, te quedas sin nada que interpretar...."

 

Un ejemplo es la violación de Merceditas. No se enseña nada y no hace falta, basta con verla llegar en el coche, para saber lo que ha ocurrido, para sentir la impotencia, y la rabia de la injustica cometida por los personajes de la película, sin la necesidad de enseñar ni un solo golpe, ni un arañazo, ni una gota de sangre, porque esa es la magia del lenguaje del cine, porque todos los equipos de la película te lo están contando. Y este recurso, desfila en esta película constantemente.

Yo amo este recurso, a lo mejor porque sigo siendo un romántico, o un niño queriendo creer

todavía en la magia, en la magia del cine. En contar mucho enseñando poco, dando rienda suelta a la imaginación, del espectador, en dejar que el espectador cree en su cabeza imágenes a raíz de elementos que se dan en la película. En darles esa libertad, tambien, la libertad de volar, de imaginar, de crear, de participar en la historia, la mitad la ves en la panatalla la otra te la hacen creer.

Creo que hay un trabajazo por parte de todos los equipos, lleno de sutilezas y muy sensible.

DIrección de arte, sonido, "Pelullaje y maquilleria", vestuario, sonido, étc...étc... todos una delicia...

Sin duda, se disfruta y si te dejas llevar, te moverán "un poquito", las entrañas.

Si quieres volar..."Pájaros De Papel."

 

Please reload

Mi compañera de viaje...

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon